Crocante de castañas de cajú

castañas de cajú

El crocante de castañas de cajú es una alternativa gourmet del crocante tradicional de maní.

Esta fruta seca ya es rica por sí sola. Sólo basta imaginar lo sabrosa que resulta en esta versión para deleitarse y poner en práctica esta receta.

Receta para hacer crocantes de castañas de cajú

Ingredientes

  • 6 tazas de azúcar
  • 2 tazas de jarabe de maíz
  • 1Kg y medio de castañas de cajú
  • 8 cucharadas   de manteca
  • 4 cucharaditas de polvo para hornear
  • 4 cucharaditas de esencia de vainilla

Preparación

 

Colocar en una olla grande y pesada, de esas de cobre si consiguen, el azúcar, el jarabe, y una taza de agua. Llevar a fuego fuerte y cubrirla.

Revolver de cuando en cuando para disolver los cristales de azúcar.

Cuando comience a salir vapor por los bordes de la olla, destaparla, colocar un termómetro,  y bajar el fuego a medio.

Continuar la cocción revolviendo hasta que la mezcla alcance los  110 ºC.

A continuación, volcarle al caramelo obtenido las castañas y mezclar de forma constante sobre el fuego hasta que la preparación alcance los 149 ºC para luego alejar la olla del calor.

Acto seguido, añadir la manteca, la esencia de vainilla y el polvo de hornear, mezclando con intensidad.

Notarán que la mezcla crecerá en volumen y formará espuma.

Continuar mezclando hasta que la manteca se haya derretido y todo esté integrado.

En este punto, y con mucha precaución, verter la mezcla en papel manteca dispuesto sobre planchas para horno.

Esparcir la mezcla hasta que acuse 6mm. de espesor, y dejar enfriar durante una hora.

Una vez que haya pasado ese tiempo, y el crocante esté bien firme, romperlo en trozos irregulares.

 

 

Así de simple es como se logra el crocante de castañas de cajú, que puede conservarse perfectamente en recipientes herméticos, como bolsas con cierres o frascos.

 

Podemos optar por picarlo y generar un praliné para decorar tortas por ejemplo.

También quedan muy bien como souvenir de algún cumpleaños ya que se pueden envasar en bolsitas de celofán.

 

O disponerlos  en trozos sobre una mesa dulce, acomodados en una bandeja prolijamente decorada.

Tags: , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.